Recibe en tu email las próximas
columnas de Paco Navarrete
1 mes
2 meses
3 meses

A surfear la tercera ola



Reconocer que la principal vía de transmisión del virus es por aerosoles coloca a los cubrebocas en un primerísimo plano. Utilízalo. Seamos solidarios

AL TIRO / Paco Navarrete
en MURAL

ico_clock
3 min 30 seg


Hablando de Covid: ya se me vino encima la tercera ola. Por suerte no me revolcó, porque traigo la vacuna en mis venas -la china, gracias por preguntar-, pero de todos modos estoy radioactivo.

La contagiada fue mi hija, con las celebraciones de graduación. Ya sé: juventud perdida. Pero por suerte, a muchos de ellos no les pega tan fuerte, y ella parece ser de las agraciadas en el sorteo.

Lo que sí, el encierro. Obligadísimo para ella, en su cuarto a cal y canto, pero también para mí que soy el enfermero, padre y madre a la vez.

Lo que callamos los ex maridos.

Según la recomendación médica, no debo salir ni a la esquina. Bueno, a la esquina sí, pero con el debido cubrebocas y sin entrar a lugares cerrados. Mucho menos donde haya otros seres humanos. O sea que de tragos y bocados, como mis amigos sibaritas... nada.

Así que aquí estoy entre botellas, apagando con el vino mi dolor, y a solas. Bueno, sin vino ni a solas. Allá en su jaula está la fiera, de seguro harta por el encierro, con una leve tos y exigiendo viandas. Tomo un hueso sin roer y se lo dejo junto a la puerta. Me alejo. Sale una zarpa con garras y lo jala para devorarlo.

Ahora pide más.

Así son mis días, con cubrebocas para salir, pero también para estar en casa. Ahora sí sé ser solidario con el ejército de prestadores de servicios que, a fuerzas, han tenido el rostro cubierto durante año y medio.

Me acordé de un meme, al parecer obra del humorista Jacques Littauer del irreverente semanario francés Charlie Hebdo, que decía así: "La cuarentena ha demostrado tres cosas: 1. Nuestra economía se derrumba tan pronto como deja de vender cosas inútiles a personas sobreendeudadas. 2. Es perfectamente posible reducir de manera drástica la contaminación. 3. Las personas peor pagadas del país son las más esenciales para que éste funcione".

Y sí.

También me acordé, en medio del encierro, de varios artículos más o menos recientes, sobre la transmisión del maldito virus. Aparecen en el New York Times, entre otras publicaciones como Wired, y es fácil localizarlos con un buscador, con las palabras "aerosol" y "covid".

En esencia versan sobre lo mismo: lo lentas que se vieron las autoridades científicas y sanitarias en reconocer un dato muy sencillo, que la principal vía de transmisión del virus es por aerosoles, esto es, minúsculas gotas de saliva, por ejemplo, que se quedan suspendidas en el aire, y no gotas más grandes que caigan en la superficie de objetos o personas, o en el suelo.

Ese dato tan sencillo cambia de manera radical las estrategias preventivas, colocando a los dichosos cubrebocas en un primerísimo plano. Sí, la limpieza de objetos y mobiliario es importante, pero no necesariamente lo primordial.

Y si en el primer mundo tardaron meses en aceptar un dato que para los especialistas caía en lo obvio, imaginen a nuestros "científicos" macuarros, como el zar antipandemia, que recomendaba encerrarse en casa y acto seguido se lanzó a la playa a echarse su aguachilito sin protección alguna...

Por supuesto, el doctor López-Gatell también rechazó los cubrebocas incluso cuando el consenso científico ya había caído en cuenta de utilizarlo sí o sí.

Y a la fecha, el dichoso adminículo parece ser un accesorio más bien engorroso, que puede ser usado al gusto de los mexicanos, sin una campaña intensiva y regulaciones más estrictas para su uso.

Esto, mientras la tercera ola comienza a adquirir tintes de tsunami que amenaza con arrasar los de por sí exiguos remanentes de nuestro sistema de salud pública para adquirir proporciones dantescas...

Mejor le paro, antes de ponerme como locutor histérico: ¡Y nadie hace nada!

En pocas palabras, el cubrebocas es más necesario ahora. O igual que antes, pero con una advertencia: es el aire que respiramos, y más en lugares cerrados, la principal amenaza. Y ni modo de dejar de respirar.

Hasta aquí mi reporte.

 
paconavarrete@gmail.com
 
@paconavarre7e
 
 


Periodista cultural, editor y columnista. Autor del cartón político La Resortera. Realizó estudios de licenciatura en Ciencias de la Comunicación en el Iteso y maestría en Literatura Comparada en la Universidad de Guadalajara. Ha sido productor y conductor de programas musicales y de análisis cultural en Radio UdeG y XEJB. Ex ingeniero de sonido con experiencia internacional, se ha desempeñado también como DJ y crítico musical en diversas publicaciones del País, así como de Estados Unidos y España.

FOTOGALERIAS RELACIONADAS

GALERIA MULTIMEDIA RELACIONADAS

GRÁFICOS ANIMADOS RELACIONADOS

NOTAS RELACIONADAS