Recibe en tu email las próximas
columnas de Jorge Ramos Ávalos
1 mes
2 meses
3 meses

Cazando a Trump



Jorge Ramos Ávalos
en MURAL


WESLACO, Texas.- Desde el 2015, cuando me sacó con un guardaespaldas de una conferencia de prensa en Iowa, no veía a Donald Trump. Y ahora lo volvería a ver durante su visita a la frontera en Texas. Pero como casi todo lo que tiene que ver con Trump, las cosas no salieron como yo imaginaba.

"Todos tenemos que cazar un león", le dijo el escritor Gabriel García Márquez al periodista Plinio Apuleyo Mendoza. "Algunos hemos llegado a hacerlo. Pero temblando". Y cuando tratas de cazar a alguien como Trump, no importa lo que pase, tienes que saber que él nunca va a aceptar que perdió. Es el típico mal perdedor. Berrinchudo y vengativo.

El gobernador de Texas, Greg Abbott, había invitado a Trump para apoyar su idea de un nuevo muro en la frontera de su estado con México. El gobernador ha declarado un estado de "desastre" por el número de indocumentados cruzando la frontera ilegalmente -en mayo fueron más de 180 mil-. Abbott quiere conseguir dinero para construir un nuevo muro en los lugares donde aún falta en la frontera de Texas con México.

Pero hay un pequeño problema. El esfuerzo sería inútil. Casi la mitad de todos los inmigrantes indocumentados llegan por avión o se quedan más allá de lo que dice su visa. Por lo tanto, no importaría qué tan alto fuera el muro de Texas con México, esa estrategia no funcionaría.

Eso es lo que yo le quería decir a Trump y al gobernador Abbott. Que los muros no funcionan. Y que no es cierto que Trump construyó "casi 500 millas de muro" con México, como suele decir, cuando en realidad solo habían sido 47, según reportó The New York Times. Y México, por cierto, no pagó ni un centavo por ese muro.

Pero no pude. Trump venía protegido con un extenso sistema de seguridad que evitaba que los reporteros nos acercáramos al expresidente. Y después de su reunión pública con el gobernador y con otros políticos estatales, no nos permitieron hacer ni una sola pregunta.

Así que al terminar la reunión y en medio de los aplausos no tuve más remedio que gritar varias veces el nombre del expresidente, para llamar su atención, y acercarme lo más posible ante los ojos vigilantes de los agentes del servicio secreto. Funcionó. Trump me vio e, irónicamente, dijo: "Mira, mi amigo está ahí". Por supuesto que no soy amigo de Trump pero su expresión llegó a los oídos de los agentes quienes me dejaron llegar a unos dos metros del exmandatario.

Y ahí, en solo unos segundos, tuve que cambiar de estrategia. Mis preguntas sobre migración eran demasiado largas y complejas para dispararlas mientras Trump salía del salón. Además, había muchos funcionarios saludándolo y tomándose fotos. Así que me fui al Plan B. Le haría una pregunta muy corta sobre su negativa a reconocer el triunfo de Joe Biden como Presidente. Es, después de todo, la esencia de lo que ya se conoce como "la gran mentira".

-"¿Va usted a reconocer finalmente que perdió las pasadas elecciones?", le pregunté casi en la puerta.

-"Ganamos la elección", me dijo mirándome directamente a los ojos.

-"No", le respondí. "Usted perdió la elección. Usted perdió el Colegio Electoral. ¿Cuándo va a reconocer eso?".

Trump se volteó, siguió caminando y no respondió más. Fin de la conversación. La realidad es que Biden obtuvo 306 votos electorales frente a 232 de Trump en las elecciones de noviembre; Biden consiguió más de 81 millones de votos ante los 74 millones de Trump.

Esto debería ser el punto final. Pero no lo es para Trump ni para sus seguidores. Es sorprendente que a ocho meses de las elecciones presidenciales Trump siga diciendo tantas mentiras. Pero lo que es realmente increíble es que este hombre que llegó a ser en el 2016 el más poderoso del mundo se crea sus propias mentiras. Y lo que es aún más difícil de entender es que el 55 por ciento de los republicanos, según una encuesta de Reuters, también piense que Biden ganó con un fraude.

Trump parece tener secuestrada a una parte del Partido Republicano y es un peligro para la vieja democracia estadounidense. Pocos se atreven a criticarlo públicamente. Mientras tanto, sigue jugando con la idea de su reelección en el 2024. Y por más aborrecibles y falsas que sean sus ideas, no es posible perderle la vista. Por eso fui a verlo a la frontera. Al menos esta vez no me sacaron con un guardaespaldas.

@jorgeramosnews


Es considerado uno de "los hispanos más influyentes de Estados Unidos" y es conductor del Noticiero Univision desde 1986. Ha ganado 9 premios Emmy y el prestigioso Maria Moors Cabot. Ha escrito 11 libros y su columna semanal la distribuye el New York Times Syndicate en todo el hemisferio. Estudió Comunicación en la Universidad Iberoamericana y una maestría en Relaciones Internacionales en la Universidad de Miami. Nació en Cd. de México y vive en Miami.

FOTOGALERIAS RELACIONADAS

GALERIA MULTIMEDIA RELACIONADAS

GRÁFICOS ANIMADOS RELACIONADOS

NOTAS RELACIONADAS

UN VISTAZO A LOS COMENTARIOS