Más de Mural
Tiene el susto de su vida en parachute en Puerto Vallarta
Desairan magistrados a Vargas
Da positivo Alfredo Talavera a Covid-19
Sorprende Tomala y se lleva el oro en marcha 50k
Liberan a mujer indígena víctima de tortura tras 11 años
Va Marisa de la cochera a emporio pastelero
7 pasos para sacar tu permiso si tienes placa fóranea
Tiene Jalisco más pobres pero no tan vulnerables
Anuncian varios a Messi como 'refuerzo'
CÚPULA: De frontera a frontera
¿Quieres recibir en tu correo electrónico un resumen noticioso de la sección Comunidad?
Solo por hoy
Por los siguientes 3 días
Durante una semana

El día que ajustaron cuentas en el Hippos

  • En 2006, una ejecución en un centro comercial de Zapopan cimbró la tranquilidad; por primera vez se usó en Jalisco una subametralladora P90. Foto: Archivo
ico_clock
04 min 00 seg
Grupo REFORMA
Las balaceras en plazas comerciales se han dado con mayor frecuencia en los últimos años, pero no era el mismo panorama en 2006, por lo que una ejecución ocurrida en Zapopan cimbró la tranquilidad de los ciudadanos.

Hace 15 años, una tarde de sábado, la gente realizaba sus compras con regularidad en Plaza del Sol, mientras que en el bar Hippos se encontraban Manuel Santegui Durán, una mujer y un hombre identificado preliminarmente como José Félix Guzmán Reyes.

Ellos estaban comiendo cuando fueron sorprendidos por unos sicarios.

Una de las versiones apuntaba a que los agresores estaban en la parte trasera del mismo local, mientras que otra de ellas aseveraba que los atacantes entraron por uno de los pasillos de la plaza y se dirigieron a Guzmán Reyes para dispararle.

Los criminales traían una subametralladora P90 y nunca se había usado un arma de ese tipo, hasta entonces, en un asesinato en Jalisco. La P90 fue diseñada para situaciones de combate cercano en zonas urbanas, jungla y misiones nocturnas, pues dispara 900 tiros por minuto.

Los sicarios tenían claro su objetivo y le dispararon con saña.

Santegui Durán resultó herido en una pierna, salió del local y alcanzó a refugiarse en una tienda de bisutería, ante la mirada de sorpresa de los clientes de los negocios aledaños y de los paseantes. La mujer que los acompañaba resultó ilesa.

Los demás paseantes en la plaza no sabían qué estaba ocurriendo... hasta que se escuchó una nueva ráfaga.

Se cree que los sicarios lo hicieron sólo con el propósito de distraer o amedrentar y poder salir del lugar.

El miedo al oír de nuevo detonaciones recorrió el cuerpo de los clientes de negocios aledaños y su reacción fue ponerse a salvo en el suelo, debajo de las mesas, al lado de las sillas, detrás del mostrador, cualquier cosa que ofreciera un lugar donde ocultarse.

Uno de los clientes del café ubicado enfrente del bar relató que al escuchar los disparos quiso arrojarse al piso, pero ya todo el suelo estaba ocupado por más personas, y no le quedó más que recostarse en el sillón en donde momentos antes disfrutaba plácidamente de su bebida.

Otro hombre, de 68 años, quien descansaba como a diario lo hacía en una banca de la plaza que estaba a un costado del Hippos, resultó herido de un rozón de bala en la parte baja de la espalda.

Tras lograr su cometido, los sicarios huyeron en una camioneta Nissan Murano, color plata, con placas de California, y en una Ford Lobo gris, las cuales estaban estacionadas sobre la lateral de Avenida López Mateos.

La reacción tardía de las autoridades fue motivo de polémica.

La Secretaría de Seguridad Pública aseguró que había derivado el caso a la Policía de Zapopan en cuestión de segundos. Esta última corporación dijo que les llegó el reporte hasta 7 minutos después del asesinato.

Por si fuera poco, en los videos de seguridad no se apreciaban las características físicas de los criminales.

Al final los sicarios lograron escapar sin que nadie los molestara.

Días después, y ya con el cotejo en el Registro Nacional de Huellas Dactilares, la entonces Procuraduría General de la República (PGR) informó que la víctima en realidad era Jesús José Tinoco García y tenía una averiguación previa en Tamaulipas.

La indagatoria la iniciaron ese año, pero no precisó si era por delitos contra la salud o por portación de arma de fuego.

Sobre Santegui Durán se supo que pertenecía a la milicia, pero hacía tiempo que había desertado del Ejército sin exponer el motivo.

El hombre se limitó a decir que él y Tinoco García trabajaban en el DF, de donde procedían, sin precisar mayor detalle sobre sus actividades.

No fue hasta el 8 de agosto de 2006 cuando detuvieron a Ramsés Solano Portugal.

Lo aprehendieron por el plagio de un empresario del Estado de México, y que fue liberado en Guadalajara, además de que presuntamente participó en la ejecución de Guzmán Reyes.

Dos años más tarde Solano Portugal fue absuelto.


Hora de publicación: 05:00 hrs.

FOTOGALERIAS RELACIONADAS

GALERIA MULTIMEDIA RELACIONADAS

GRÁFICOS ANIMADOS RELACIONADOS

NOTAS RELACIONADAS

UN VISTAZO A LOS COMENTARIOS