Más de Mural
Rebasa fraude de inmobiliaria AJP los 700 millones de pesos
Suman tres muertos tras operativo y narcoataques
Muere Anne Heche; le retiran soporte vital
Pide Pemex 6,500 mdd más para refinería Dos Bocas
Lanzarán 'Sembrando Vida en el Mar'
Aplazan el Bravos-Pachuca por violencia en Ciudad Juárez
Falleció niño por ataques en Ciudad Juárez
¿Un mayor problema?
Condena FIL el intento de asesinato de Salman Rusdhie
¿Quieres recibir en tu correo electrónico un resumen noticioso de la sección Cultura?
Solo por hoy
Por los siguientes 3 días
Durante una semana

Los libros en el debate de la Pirateca

  • Algunas librerías y puntos de venta han adoptado también una alcancía en forma de libro rosa con un pañuelo que le cubre el rostro para juntar fondos y apoyar frontalmente al proyecto de La Pirateca. Foto: Cortesía
ico_clock
05 min 00 seg
Alejandra Carrillo
En el sitio web de la Pirateca se encuentran más de 100 libros disponibles para su descarga digital y gratuita. Eso hacen ellos, compartir libros digitales de forma gratuita a través de Internet.

Esos libros son documentos que ellos y ellas mismas escanean y distribuyen, libros de autores y editoriales en español, a veces con su permiso y otras veces de forma ilegal, según la ley de derechos de autor vigente en el País.

Biografías, libros de ciencias sociales, poesía, narrativa y otros géneros están disponibles para su descarga las 24 horas de manera gratuita en esta plataforma que, asegura, realizan una labor de promoción a la lectura de manera distinta.

"Los libros no se roban, se expropian" es su consigna, una que se opone al sistema en el que funciona la industria editorial.

Esta postura es controversial y ha molestado a varios miembros del sector editorial mexicano que, según cifras de la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana, facturó 9 mil 877 millones de pesos en 2020, el año que inició la pandemia de Covid.

Varios autores en redes sociales se han manifestado fuertemente en contra de la piratería de sus libros, argumentando que son ellos y ellas los más afectados en esta distribución libre.

La escritora mexicana Fernanda Melchor, por ejemplo, desató toda una polémica al respecto con un tuit que decía: "Si quieren verse generosos regalen las nalgas, culeros, no mi novela en PDF".

Ese día la palabra PDF, -como se reconoce a un tipo de archivo digital en el que se digitalizan algunos libros-, fue trending topic en México.

Aunque ella misma después aceptó que todos han leído un libro en ese formato conseguido de forma gratuita, defendió su postura y dijo que se siente mal ver circular copias de libros que le cuestan años escribir y ha manifestado en medios de comunicación que ve este tipo de prácticas como una especie de violencia.
Una labor anónimaQuiénes están detrás de la Pirateca es todo un misterio, pues sus coordinadores han tomado muchas medidas para ocultar sus identidades, temiendo represalias por parte de las grandes casas editoriales que, cuentan, les han seguido la pista en los últimos meses con amenazas de denuncias formales, así como las críticas de los defensores de los derechos de autor que constantemente les atacan en redes sociales.

Pese a ello deciden contestar nuestras interrogantes, a través de Twitter y otras plataformas.

"Nos gusta pensar que Pirateca no tiene un nacimiento, que siempre ha existido en nuestros cuerpos y nuestros afectos... creemos que Pirateca no es ni el sitio web ni el acervo en pdfs que ahí se encuentra. Pirateca es más bien una idea, una forma de ejercer la escritura, la lectura, el conocimiento, los afectos, el amor y la creación. Pirateca es sólo un pequeño punto en el micelio conformado por quienes intentamos forjar otras formas-de-vida, otras formas de de hacer conocimiento, de escribir, de leer, de amar, de existir", contestaron en un documento.

Al final del día, dicen, el motor de su labor está cimentado en el amor por compartir y construir comunidades entorno a los libros, la palabra y la escritura.

Los libros que eligen subir no corresponden a una selección específica o a una curaduría, en el sentido estricto de la palabra. Estos son los libros que mueven a quienes conforman la Pirateca y sus círculos cercanos. Le llaman una curaduría de la amistad.

"Todo conocimiento y cultura se construyen siempre desde lo pensado y materializado por otrxs, jamás es un acto individual. El conocimiento de un individuo es siempre la acumulación de saberes de muchos otros individuos. No existe otra forma de adquirir y generar conocimiento si no es desde el contacto y el intercambio con otro ser humano o no-humano: el conocimiento siempre es una experiencia común, tanto como el mundo entero y el lenguaje lo son... El conocimiento siempre se ha gestado en conjunto, no existe otra forma de conocer", explican.

En ese sentido, la lógica para quienes conforman este proyecto, el conocimiento le corresponde a todos.

Por lo pronto, quienes están detrás de Pirateca buscan información para poder enfrentar a una casa editorial que estaría buscando la manera de emprender acciones legales en contra de ellos y ellas.

Sin embargo, cuentan, no ha habido una intención de diálogo ni de encuentros.

"Una parte importante de nuestras vidas y de nuestro habitar en el mundo consiste en la gestión de nuestras ilegalidades y sus consecuencias jurídicas. Mientras habitemos el proyecto civilizatorio que nos rodea y estemos sujetxs a su gestión necropolítica sobre nuestros cuerpos y nuestras vidas, la única forma en que nuestros afectos y subjetividades sobreviven es mediante una gestión del 'crimen' y del castigo. Creemos que la ilegalidad es necesaria porque una vida absolutamente legal es, también, una vida absolutamente alienada".

No hay más que resistir, dicen, habrá que seguir resistiendo y en ese sentido, una resistencia en el que se comparte libremente el conocimiento y la cultura.
A favor y en contraEn Impronta, librería y sello editorial tapatío, hay una alcancía de un libro rosa tapado con un pañuelo imitando a un ladrón.

Carlos Armenta, uno de sus editores, dijo que ellos, desde su proyecto, apoyan activamente este tipo de iniciativas.

"Vemos en ellos un trabajo de activismo, particularmente en la Pirateca, fundamentado en la desobediencia civil: el acto de desacatar y quebrar una ley vigente no para el beneficio propio o personal, sino para señalar que esa ley que se transgrede es injusta", explicó.

Para Armenta este tipo de trabajos es necesario debido a las restricciones que los derechos de autor y la propiedad intelectual generan en la libre distribución del conocimiento.

"Esto no significa gratuidad y trabajo impago, sencillamente medios a partir de los cuales se distribuya libremente el saber sobre todo en un marco como México, donde los derechos de autor post-mortem duran 100 años, por ejemplo, el país donde más duran en todo el mundo y las restricciones que se van poniendo para que el material no se distribuya bajo ningún medio".

Según su entendimiento, el activismo que hace la Pirateca se manifiesta contra las leyes que perpetúan únicamente el beneficio de los corporativos de los derechos de explotación de las obras.

Sin embargo, Diego Echeverría Cepeda, miembro del consejo directivo de la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana, Caniem, se dijo en desacuerdo con este tipo de iniciativas.

"Esto está penado por la ley y es gravísimo porque causa un daño irreparable a los editores, a veces la gente no se da cuenta que al que más afecta con estas prácticas es al autor, los que se sientan horas y horas a escribir y dejan de recibir sus regalías con estas copias apócrifas o ilegales, uno siempre piensa que el afectado es la empresa editorial que está en una gran oficina, pero el último afectado es el creador", explicó.

Echeverría Cepeda es también el director general de Ink It, una empresa que se dedica a la publicación, distribución y administración de libros electrónicos en las principales tiendas alrededor del país.

Dijo que una forma que tienen las editoriales para evitar la piratería es proteger el documento desde su origen buscando formatos que eviten transmitirse.

"Cuando las publicaciones se publican y distribuyen de manera adecuada, la incidencia de la piratería disminuye muchísimo".
Lo que dice la Ley de Derechos de AutorLos derechos de los autores de obras artísticas y creativas de cualquier rubro son protegidas en México por el Instituto Nacional del Derecho de Autor.

El derecho de autor es el reconocimiento que hace el Estado en favor de todo creador de obras literarias y artísticas, en virtud del cual otorga su protección para que el autor goce de prerrogativas y privilegios exclusivos de carácter personal y patrimonial. Los primeros integran el llamado derecho moral y los segundos, el patrimonial.

Según la ley federal de derechos de autor, los titulares de los derechos patrimoniales podrán autorizar o prohibir: La reproducción, publicación, edición o fijación material de una obra en copias o ejemplares, efectuada por cualquier medio ya sea impreso, fonográfico, gráfico, plástico, audiovisual, electrónico, fotográfico, etc. y el acceso público por medio de la telecomunicación, incluida la banda ancha e Internet.
Para abonar al debateMucha de la piratería en México de libros y productos culturales en general ocurre con la explicación de que comprar libros es todavía un lujo para muchos mexicanos.

El salario mínimo en México este año es de 141.7 pesos diarios,según cifras de la Comisión Nacional de Salarios Mínimos a principios de año.

Según ha comunicado la compañía Nielsen Bookscan México, a finales del año pasado, el precio del libro en México aumentó 21 pesos en promedio, por lo que, en promedio, un libro en México ahora cuesta alrededor de 150 pesos.

La Pirateca también se fondea gracias a beneficiarios. La forma de hacerlo además de las descargas de los libros se puede hacer en pirateca.com.
Hora de publicación: 05:00 hrs.
FOTOGALERIAS RELACIONADAS
GALERIA MULTIMEDIA RELACIONADAS
GRÁFICOS ANIMADOS RELACIONADOS
NOTAS RELACIONADAS
UN VISTAZO A LOS COMENTARIOS