Más de Mural
Tiene el susto de su vida en parachute en Puerto Vallarta
Desairan magistrados a Vargas
Da positivo Alfredo Talavera a Covid-19
Sorprende Tomala y se lleva el oro en marcha 50k
Convocan otra vez a rediseñar libros de texto; pagarán $5000
Liberan a mujer indígena víctima de tortura tras 11 años
7 pasos para sacar tu permiso si tienes placa fóranea
Va Marisa de la cochera a emporio pastelero
Tiene Jalisco más pobres pero no tan vulnerables
CÚPULA: De frontera a frontera
¿Quieres recibir en tu correo electrónico un resumen noticioso de la sección Grupo Reforma?
Solo por hoy
Por los siguientes 3 días
Durante una semana

Sepultan recursos descubrimientos arqueológicos

ico_clock
00 min 30 seg
Alejandro León
Trabajar años descubriendo restos arqueológicos... y tener que volver a enterrarlos por falta de presupuesto.

Para la arqueóloga Verónica Ortega, es una práctica común en el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) que, sin embargo, no deja de ser frustrante.

Ella la ha padecido dos veces en Teotihuacán. En la Plaza de la Luna, en 2015, participó en el descubrimiento de estelas de piedra verde en un sistema de fosas y canales, además de cuatro entierros de niños como parte de un santuario dedicado a la fertilidad. En el Palacio de Quetzalpapálotl fue parte del equipo que encontró nuevas pinturas murales.

En ambos, especialistas destinaron nueve años y medio a la investigación.

Al final, los vestigios fueron sepultados nuevamente por falta de recursos para construir ventanas arqueológicas o, mejor aún, para una restauración total con mantenimiento incluido.

"Definitivamente la respuesta fue: 'no hay recursos, lo mejor es que se reentierre y vuelva a quedar todo tal cual', y eso fue lo que hicimos, nuevamente reenterramos", aseguró.

"Es la norma, es lo más común el que no haya presupuesto suficiente para llevar a cabo la investigación al 100 por ciento".
Ortega trabajó 24 años en el INAH y ahora es docente de la Universidad Autónoma del Estado de México.

La misma sensación de resignación que ella sintió deben enfrentar ahora los especialistas que trabajan en el Albarradón de Ecatepec. En 2019 descubrieron un túnel virreinal con glifos prehispánicos. La falta de recursos, sin embargo, llevó a cubrirlos de nuevo.

Ortega remarcó que las exploraciones arqueológicas que se llevan a cabo en el País dependen principalmente de recursos que destine el INAH. Sólo un bajo porcentaje lo llegan a aportar universidades o gobiernos estatales.

Una de las consecuencias de que las joyas arqueológicas tengan que volver a ser sepultadas es que no hay una actualización en cuanto a conocimiento para los habitantes sobre las culturas prehispánicas.

"Principalmente, un sentimiento de frustración, porque no se llega al objetivo final, que es dar a conocer al público novedades y, sobre todo, que vayan comprendiendo los sitios arqueológicos de una manera más integral.

"Todo se canaliza a través del INAH, porque finalmente el INAH, por ley, es el único responsable de llevar a cabo la investigación arqueológica en este País, más del 90 por ciento de la inversión pública que se hace para esta actividad, viene a través del INAH", concluyó.
Hora de publicación: 05:00 hrs.

FOTOGALERIAS RELACIONADAS

GALERIA MULTIMEDIA RELACIONADAS

GRÁFICOS ANIMADOS RELACIONADOS

NOTAS RELACIONADAS

UN VISTAZO A LOS COMENTARIOS