Recibe en tu email las próximas
columnas de KHUBLAI VILLAFUERTE
1 mes
2 meses
3 meses

Alternativa metropolitana



OPINIÓN INVITADA / KHUBLAI VILLAFUERTE
en MURAL


@Khu_89
La reunión que sostuvieron en Jalisco el Gobernador electo y los Alcaldes del área metropolitana de Monterrey tiene un trasfondo político. La intención de aumentar la coordinación metropolitana podría representar el inicio de un proyecto diferente a lo que existe actualmente en la agenda política nacional.

Las iniciativas de desarrollo metropolitano no son nuevas en el Estado. Tanto organismos públicos como privados han llamado la atención a la necesidad que existe por generar una visión integral para el desarrollo de Monterrey. Sin embargo, estos esfuerzos han tenido resultados mixtos hasta la fecha.

Proyectos como Distrito Tec han logrado trascender su zona de impacto y proponer nuevas formas de hacer ciudad. Otros como las Comisiones de Ordenamiento o la Comisión Legislativa de Desarrollo Metropolitano, han tenido un impacto poco perceptible para la población.

El desarrollo de una visión metropolitana para Monterrey se da bajo una coyuntura especial. A nivel de narrativa, permite presentar un modelo de desarrollo alternativo al centralismo caótico impulsado por el Gobierno federal.

En un ambiente nacional de enfrentamiento, representaría la conciliación de varias fuerzas políticas. Además, se basaría eminentemente en el desarrollo de capacidades locales y en la construcción de una política con visión regional, en este caso, nuevoleonesa.

También respondería a la urgencia por materializar esfuerzos de cooperación a favor de la Ciudad. Problemáticas como inseguridad, escasez de agua o la falta de un sistema de transporte público eficiente han rebasado la capacidad individual de los municipios e incluso del Estado.

La génesis de este proyecto deberá tener un andamiaje técnico robusto, que establezca claramente los problemas más apremiantes para la zona metropolitana.

Sin embargo, para que tenga incidencia, requerirá de una estrategia política y social que permita conciliar y articular esfuerzos, mientras que se blinda de posibles ataques por parte de intereses encontrados con la iniciativa.

En primer lugar, los responsables políticos de la coordinación deberán de hacer un cálculo preciso de los incentivos a favor y en contra de su ejecución. Los réditos para el Gobernador y los Alcaldes del área metropolitana son netamente diferentes y los proyectos que se planteen tendrán que dejar satisfechos a la mayoría, algo extremadamente complicado dada la restricción financiera en la que se encuentra el Estado.

En segundo lugar, una visión de este tipo forzosamente implica entrar en temas controversiales en los que existen actores con objetivos encontrados que pueden sabotear el proyecto. Si bien las problemáticas pueden ser evidentes, en muchas ocasiones tienen su origen en un declive político y social que lleva décadas en desarrollo.

Basta con tomar como ejemplo la ineficiencia del transporte público para evidenciarlo. Su situación actual no sólo se debe a la falta de recursos, sino también a la existencia de grupos cuyos intereses se verían afectados por un rediseño del sistema.

Finalmente, el desarrollo de este esfuerzo deberá actuar como un factor de cohesión social, en una época de fuerte polarización. Es necesario movilizar a grupos que han desarrollado una base social sólida entre la población. Por ejemplo, padres y madres de familia preocupados por la calidad del aire, feministas o ciclistas, por mencionar algunos. Cada uno tiene una visión diferente de la Ciudad, que tiene que ser tomada en cuenta. De lo contrario, se corre el riesgo de imponer un modelo con mucha técnica y poca dimensión social.

El desarrollo y ejecución de una visión metropolitana de Monterrey es clave para enfrentar los retos del presente y del futuro. El País está urgido de modelos de desarrollo diferentes, pues muchos de los existentes caducaron o han sido inefectivos.

El éxito de esta iniciativa demostraría que, desde lo local, es factible mejorar significativamente la calidad de vida de los ciudadanos.
_________________________________________
El autor es Maestro en Prospectiva Estratégica por el Tec de Monterrey y jefe de Oficina en Riskop.


FOTOGALERIAS RELACIONADAS

GALERIA MULTIMEDIA RELACIONADAS

GRÁFICOS ANIMADOS RELACIONADOS

NOTAS RELACIONADAS

MÁS DE OPINIÓN INVITADA / KHUBLAI VILLAFUERTE

Pablo A. Peña
Agua o refresco
Juan Manuel Ochoa Torres
El bitcoin y la realidad
Alejandro Madrazo Lajous
Justicia para Juanita
Alfredo Lecona
La verdad sobre la consulta
Kristian Hölge
Drogas sintéticas: peligros
Reginaldo Martín Esquer Félix
Las elecciones, los impuestos y otros menesteres
Lorenzo Jiménez de Luis
Atrapados
Ricardo Salgado Perrilliat
Innovación vs. la corrupción
Marco Antonio Fernández y Roberto de la Rosa
Los 20 pendientes de Irma Eréndira (segunda parte)
Marco Antonio Fernández y Roberto de la Rosa
Los 20 pendientes de Irma Eréndira (primera parte)
Alicia Bárcena y Jutta Urpilainen
Europa, AL y el Caribe: una nueva asociación para el futuro
Gonzalo Hernández Licona
¿Primero los ricos?
Salomón Chertorivski
La agenda de la República
Enrique Lendo
Kamala y justicia climática
Luis Durán
La tarea del nuevo Congreso
Pablo A. Peña
Divorcio gay
Alejandro Aurrecoechea Villela
EU y nuestra democracia
María Elizabeth de los Rios Uriarte
¿Regresar a lo de antes?